El Cristo de las sombrillas

Del lunes, 9 de febrero de 2009

Allá arriba, en el Corcovado, todo pierde proporción. La gente se empequeñece, el Cristo se agiganta, y basta dar dos pasos para descubrir un gigante disminuido, el Pão de Açúcar inmenso, las calles ínfimas, los pájaros superdesarrollados, el mundo pequeñísimo. Por un instante, el Cristo Redentor fue capaz de guarecerse del sol inclemente bajo las sombrillas. O casi.

1 comentarios on "El Cristo de las sombrillas"

claudio spiga dijo...

buenisima esta zamba.
que vacaciones ¿eh?